• Vintage y Victorian

Teatime: el ritual del té

Actualizado: 30 de abr de 2019

No hay costumbre más british que tomar el Afternoon tea o té de las cinco. ¿Pero os habéis preguntado de dónde viene esta tradición?


Viajemos en el tiempo a 1662 cuando el rey Carlos II de Inglaterra contrae matrimonio con la princesa portuguesa Catalina de Braganza, amante del té desde su infancia en Portugal. Con ella se empezó a conocer la infusión en la corte británica. ¿Pero quien era ella?


Catalina era descendiente de la familia Borgia, del mismísimo Papa Alejandro IV. Como os solemos contar en nuestros posts, los matrimonios de la época eran políticos y no por amor así que Catalina fue considerada

un conducto útil para establecer una alianza entre Portugal e Inglaterra tras el Tratado de los Pirineos.


Pero es increíble como la historia vincula a los personajes. ¿Os acordáis de nuestro post sobre Versailles? ¿Alguna de vosotros ha seguido la serie? Pues bien, Catalina también fue propuesta como posible consorte a Luis XIV de Francia pero éste, enamorado como estaba de su favorita Madame de Montpasant, la rechazô y acabó por casarse en matrimonio secreto con su cortesana. Catalina acabó como reina consorte de Inglaterra. Casada con un rey mujeriego, no consiguió darle un heredero y aunque fue muy criticada por ser católica, las mujeres de la corte copiaban todo lo que hacía, incluida la costumbre del té.


¿Pero si el té originariamente se cultivaba lejos de Europa... cómo Catalina había adquirido tal costumbre? La respuesta está en las colonias que había conquistado Portugal, entre ellas, Macao, en China y la India. Como parte de la dote, la corona portuguesa cedió a Inglaterra la ciudad de Tánger en Marruecos y la isla de Bombay, en India. Eco la coincidencia.





En el siglo XVIII Londres se convirtió en el centro del comercio del té. Pero no es hasta principios del siglo XIX, en plena época Victoriana, cuando se consolida la costumbre del teatime. Se cuenta que fue la duquesa de Bedford quien la popularizó. Una tarde sintió que se desmayaba y pidió que le sirvieran una taza de té con algo ligero que comer. Fue tan bueno el efecto que surtió en ella, que decidió instaurar a diario esta práctica invitando a sus amistades a compartir un té con ella. La costumbre de servir el té junto con pastelillos y sandwiches se extendió entre las familias más importantes de Inglaterra popularizando así el “Afternoon Tea”. Se convirtió en una cita elegante que servía para socializar y comentar los últimos cotilleos mundanos.


Existía un cuidado ritual y las mesas, como era usual en la época victoriana, se vestían con gran elegancia. Poco a poco Londres albergó una serie de tiendas de té frecuentados por hombres y mujeres de cualquier condición social debido a que era un sitio donde poder socializar sin dañar su reputación.


En China y Japón bebían el té en vasos de loza pero fueron los británicos los que comenzaron a hacer tazas de porcelana con asas para servirlo. Esto generó un enorme negocio en el sector alfarero y de la porcelana y se crearon empresas tan famosas como Wedgwood, una compañía de porcelana fina fundada el 1 de mayo de 1759 por el alfarero y empresario inglés Josiah Wedgwood.




  • Facebook icono social
  • Instagram
  • Pinterest
 Lifestyle, fashion and tales blog